lunes, 17 de octubre de 2016

Y voló

Me gustaría prometerte un infinito pero ¿cómo hacerlo cuando todo se complica? ¿Cómo promerte algo de lo que ni yo misma estoy segura?
Me gustaría brindarte las sonrisas que antes te solía sacar, carcajadas a pleno pulmón por cualquier rincón de la casa o en plena calle para que todo el mundo viera que eramos felices.
Cogernos de la mano solo por parecer algo, por estetizar algo que no eramos, por jugar a algo que no se puede, algo que es  prácticamente imposible.
Llamarnos cariño por el hecho de aparentar, de establecer unos límites en la relación, de ser prisioneros de algo que no sentimos y que solo fue algo pasajero en nuestras vidas pero a la vez tenemos miedo de dejarlo marchar.
Me gustaría poder decirte a la cara que ya no te quiero como antes, que el cariño que te tuve se desvaneció, que ya nada es igual que antes, que ya nada es como pensabamos, que tu y yo, nunca seremos nada.
Por eso, no puedo prometerte un simple infinito, porque los sentimientos vuelan y mi amor por ti hace tiempo que voló.

No hay comentarios:

Publicar un comentario